Política

Ucrania, Cataluña, Escocia… a la entrada y a la salida de la UE

Ucrania, Cataluña, Escocia

El gabinete conservador de Gran Bretaña estableció un plan de cuotas rígidas para la entrada de búlgaros y rumanos en el país, que el 1º de enero, según las reglas de la UE, debe abrir las puertas al mercado libre del trabajo de la UE.

La prensa londinense se enteró de los planes secretos de los conservadores. Se propone limitar a setenta y cinco mil jóvenes de las costas del Mar Negro al año que tendrán acceso a Gran Bretaña. Y tan solo con fines de trabajo: Gran Bretaña, Francia y Alemania bloquean hasta la fecha el ingreso de ambos países en la zona de Schengen. Bucarest y Sofía esperan la apertura de las islas británicas ya seis años, desde el momento de su ingreso en la Unión en 2007.

Los ejercicios prohibitorios de Londres, el escéptico más convencido de Europa, respecto a los búlgaros y rumanos, ponen al descubierto el surrealismo de la situación en la UE a propósito de la asociación con Kiev. Bruselas llama a Kiev a la UE, al paso que el pragmático Londres cierra las puertas ante las narices de los inmigrantes. Los hay ya muchos en Gran Bretaña, aluden en Londres. ¿Por qué unos vecinos de una casa común llaman a huéspedes y otros cierren la puerta? Tal cosa no ocurre en residencias civilizadas. Ahora Alemania, Países Bajos, Bélgica, Dinamarca y España también se inclinan a imponer cuotas. En esto sería bueno tener presente que los “viejos” europeos protegen sus mercados de mano de obra de países cuya población sumaria es dos menos menor que la ucraniana: 7,4 millones de almas en Bulgaria y 19 millones en Rumania. Ucrania con sus cuarenta y cinco millones de habitantes resulta gorda en demasía a las puertas europeas.

Ahora es imposible ya explicar con qué hipnosis se le sugirió al “euro-Maidán” de Kiev la idea del acceso inmediato a los “manjares” de la zona sin visados de Schengen. A Bulgaria y Rumania no se permitirá unirles a la misma antes de 2014. ¿Cómo puede colocarse Kiev a la cabeza de la cola sin ser miembro de la Unión? Cosa incomprensible.

Los díscolos catalanes plantearon un reciente rompecabezas ante la UE: decidieron efectuar el 9 de noviembre de 2014 un referendo sobre su independencia. Los escoceses se preparan para montar igual plebiscito el 18 de septiembre. Los catalanes y los celtas están seguros que al divorciarse de las metrópolis vivirán como en Jauja.

El primer ministro de Escocia y jefe del Partido Nacional Escocés Alex Salmond afirma que su país tiene un buen ejemplo:

–Miren al otro lado del Mar del Norte. Y verán un país en el que el petróleo y gas ocupan una parte mucho mayor en la economía que en Escocia. A pesar de la volatilidad de tal tipo de economía, Noruega es el único país de Europa que no tiene déficit presupuestario. En cambio, tiene un fondo para futuras generaciones: más de trescientos mil millones de libras esterlinas.

Por la independencia de Escocia se pronuncia de momento no más del 30 % de la población. En Cataluña las cosas andan un poco de otra manera. Allí aproximadamente un 43-44 % de los habitantes respaldan la independencia. En principio, podemos comprender a los catalanes, pero sería bueno que no se olvidaran del resto del país. Es mejor para España vivir en un país unido, dice el madrileño Raymundo Menor.

–Su aspiración es por cierto explicable, aun cuando muchos no la comparten. Se la puede justificar, sobre todo si tenemos presente de quién quieren separarse. Quieren separarse de la vieja monarquía y de un gobierno harto corrompido.

Algunos españoles estiman que su país desde la dictadura de Franco todavía no se ha reconciliado con sí mismo y no se ha acostumbrado a vivir en familia unida. De ello habla el estudiante madrileño Carlos Rodríguez, de veintiún años.

Cinta en español

La separación de Cataluña será un error. Creo que estas ideas vienen aún de los tiempos de la Guerra Civil, cuando España estaba dividida. Y permanece dividida hasta ahora. Algunas gentes se inculcaron en la cabeza que Cataluña es un estado independiente. No parte de España.

La situación de Kiev por supuesto nada tiene de común con Edimburgo y Barcelona. A excepción de un “casi” bien ponderable. Este “casi” consiste en una confianza ciega de que Bruselas ayude a solventar cualquier problema. En dos regiones secesionistas de Gran Bretaña y España, igual que en el “euro-Maidán” están convencidos de que tienen garantizada la filiación en la UE. Pero realmente no es así.

 

Nota: Las opiniones expresadas por el autor no necesariamente coinciden con los puntos de vista de la redacción de La Voz de Rusia.

Andréi Fediáshin
 

Mas informacion:

Teléfonos:
llamadas del extranjero a España: (+34) 934 155 019
llamadas desde España:  934 155 019
llamadas urgentes desde España : 615 423 358

fax: (+34) 934 157 044

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.

Un cordial saludo,

New Counsel.

Premium Joomla Templates
Premium Joomla Templates

Premium WordPress Themes
Premium WordPress Themes

Facebook

 

Upcoming Events

11.10.2012

Proin magna mi, porttitor eget loboris sit amet, bibendum id orci. Nam arius mollis.

12.15.2012

Suspendisse in ipsum ut magna pharetra aliquet non sodales velit. Proin pellenesque.

Contacto

Telefonos oficina central: 
llamadas extranjero: (+34) 934 155 019
llamadas España:  934 155 019
llamadas urgentes: 615 423 358

fax: (+34) 934 157 044

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.