Política

Los avatares de la nueva cruzada antirrusa

Rusia-Ukrania

El conocido publicista, escritor y editor Jacob Augstein publicó en 'Der Spiegel' el comentario titulado 'El falso espantajo del enemigo', en el que sometía a una crítica ácida la política de Occidente con respecto a Rusia. Valga señalar que, en medios de difusión europeos están siendo publicados otros artículos, escritor por políticos y periodistas de renombre de contenidos de espíritu similar.

“Frau canciller amenaza a Rusia con sanciones, escribe en particular Augstein. Mientras que la titular de Defensa Ursula von der Leyen se propone ya poner los tanques en marcha. Y agregaba que la OTAN defería reforzar su presencia en las fronteras externas”. Sin embargo, Alemania no puede, por razones históricas y económicas, prosigue el autor, permitirse un conflicto con Rusia. En cambio a Vladímir Putin le complace incluso la política de confrontación, pues nunca antes había sido tan popular en su país como hoy día. Además, la confrontación de Moscú con la UE y EEUU, indica más adelante el publicista alemán, puede hacer de él un nuevo héroe de Asia también. Augstein tiene en cuenta, en primer lugar, a China. 

Por lo demás, este es un tema para un análisis más a fondo. Pero, en este caso son interesantes aquellas evaluaciones que el publicista ofrece de las acciones presentes de los líderes europeos con respecto a Rusia. Periodistas y políticos se proponían en particular, nuevamente, sacar a la luz, la vieja y olvidada imagen del enemigo en forma de los “rosos malos”. Occidente, en este sentido, según la expresión de Augstein quedó atascado en los días colmados de cinismo, cuando a la cabeza del Pentágono estaba el acólito de Reagan, Caspar Weinberger, padre de la declaración del más recalcitrante espíritu castrense, de que el coloso oriental se desplomará pronto con “un bramido plañidero”. 

Son cada vez más los políticos, expertos y periodistas que en Occidente se han pronunciado en los últimos días contra semejante “carrera verbal de armamentos”. “La política ucraniana de la UE se desplomó estrepitosamente”, concluía por ejemplo la revista de cultura política, editada en Alemania Cicero. La UE ha desaprovechado la posibilidad para la reorientación estratégica de su política. La revista concluye que, con el anuncio de las sanciones a Moscú y con la firma con Kiev del acuerdo de asociación, la UE arriesga con intensificar más aún la escalada de la tensión. 

Heinz Theisen, politólogo del Instituto Católico de Colonia, apuntaba en las páginas de esa misma publicación que, el orden pacífico del presente en Europa, edificado exclusivamente sobre la base de los estándares del derecho internacional occidental se torna cada vez más frágil. Resulta que dichos estándares no toman en cuenta, en particular, ni las raíces históricas de la pertenencia de Crimea a Rusia, ni la voluntad libremente expresada por los habitantes de la península, no menos democrático, a propósito, que el derrocamiento del poder legítimo en Kiev. 

Oskar Freysinger, diputado de la Asamblea Nacional de Suiza, y consejero de gobierno del cantón de Wallis, en las páginas del helvético Tagesanzeiger manifestaba su indignación frente al hecho que elevados representantes de la UE pronunciaran altaneros discursos en la Maidán frente a los golpistas, entre los que “dos de tres”, según expresó, son “ya sea nazis o fascistas”. 

¿En qué medida son escuchadas hoy tales voces de ponderación en la Europa colmada de histeria antirrusa? Ellas no pueden ser desatendidas, pero no cabe sobrevalorarlas tampoco, considera Dmitri Danílov, del Departamento de seguridad Europea del Instituto de Europa: 

Pienso que en nuestros medios de comunicación sociales existe, por una parte, una determinada sobrevaloración de la fuerza de esas voces. En Occidente, por el contrario, es subvalorada. Ello a pesar de que esto no es campo de la política práctica, y la prensa, con todo, semejantes declaraciones son emitidas por dirigentes, aunque en retiro, pero respetables. Entre paréntesis, voces ponderadas se alzaron también durante la crisis georgiana de 2008. Y sin embargo, los países occidentales no extrajeron lecciones de aquellos hechos. En general, en Occidente existe de momento la opinión que prevalece en las evaluaciones políticas, que la situación con Crimea es una agresión de parte de Rusia. ¿Y después qué? De momento no hay respuesta a esta pregunta. 

Los temores exacerbados en los medios de difusión europeos frente a una supuesta agresión rusa que se prepara fuero definidos por Der Spiegel “de viejos dibujos sobre los rusos malos”. Y no está sola la publicación. ¿Se escucharán algún día estas voces al unísono? 

 

Nota: Las opiniones expresadas por el autor no necesariamente coinciden con los puntos de vista de la redacción de La Voz de Rusia.

Premium Joomla Templates
Premium Joomla Templates

Premium WordPress Themes
Premium WordPress Themes

Facebook

 

Upcoming Events

11.10.2012

Proin magna mi, porttitor eget loboris sit amet, bibendum id orci. Nam arius mollis.

12.15.2012

Suspendisse in ipsum ut magna pharetra aliquet non sodales velit. Proin pellenesque.

Contacto

Telefonos oficina central: 
llamadas extranjero: (+34) 934 155 019
llamadas España:  934 155 019
llamadas urgentes: 615 423 358

fax: (+34) 934 157 044

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.