Historia

¿Quién mató a Piotr Stolipin?

¿Quién mató a Piotr Stolipin?

La personalidad de Piotr Stolipin atrae no sólo a los historiadores. El interés generalizado guarda relación con la vida y las circunstancias trágicas de la muerte del gran reformador.

La vida

En el primer monumento erigido en homenaje de recordación a Stolipin en vísperas de la Primera Guerra Mundial en Kiev estaba grabado que este hombre de Estado nació en 1862 en Moscú. En realidad el futuro reformador vino al mundo el 14 de abril de 1862 en Dresde. Esta anécdota resulta ilustrativa.

La idea de que Stolipin podía haber nacido en Moscú se debió a su pertenencia a la nobleza. La familia era de ilustre linaje que se remontaba al siglo  XVI y disponía de una finca en las afueras de Moscú. La infancia de Piotr transcurrió en la hacienda Serednikovo que en los tiempos soviéticos se asociaba con la vida del escritor y poeta decimonónico Mijaíl Lermontov. El abuelo de Stolipin , propietario de la finca, era hermano de la abuela del afamado poeta, de modo que Lermontov y el futuro primer ministro eran primos segundos. Esto sí, pertenecían a generaciones diferentes: Lermontov perdió la vida en un duelo dos decenios antes de que Stolipin viniera al mundo.

En el binomio Moscú-Kiev no está presente la ciudad de San Petersburgo donde Stolipin actuó, mayoritariamente, como hombre de Estado. En la Rusia zarista esta ciudad se asociaba  con la burocracia gobernante. Pero la carrera que hizo Stolipin antes de incorporarse al gobierno, no era de carácter burocrático. Habiendo cursado estudios en la facultad de ciencias naturales –atípica para el futuro funcionario- de la Universidad de San Petersburgo (en un examen el sabio Dmitri Mendeleev le concedió la máxima calificación) al poco tiempo se marchó a su hacienda lituana de Kolnoberge que convirtió en una empresa modélica y tecnológicamente avanzada en la que se aplicaba la rotación de cultivos. Por mucho tiempo se desempeñó como decano de la nobleza municipal y posteriormente provincial atesorando valiosa experiencia administrativa y de relaciones públicas en el ejercicios de estos cargos. A la edad de cuarenta años pasó al sistema de poder ejecutivo: fue nombrado gobernador de la ciudad de Grodno y luego pasó a gobernar la ciudad de Saratov. Volvió a San Petersburgo en calidad de ministro. Y al poco tiempo estuvo a punto de caer víctima de los terroristas que dinamitaron su casa de campo. Stolipin no fue herido de milagro, pero sus hijo e hija no salieron ilesos. La hija de nombre Natalia resultó gravemente herida y hasta se habló de amputarle ambos pies, pero por fortuna se logró evitarlo. Stolipin no se sentía a sus anchas en San Petersburgo y toda vez que podía se marchaba, gustoso, a su querido Kolnoberge.

Por último, Stolipin nació en Dresde porque su madre embarazada viajó a esta ciudad alemana para visitar a unos familiares. En su condición de noble ruso y al igual que otros muchos representantes de la élite rusa, Stolipin jamás se separó de la cultura europea.  Frecuentaba Alemania y Suiza. En los discursos pronunciados en la Duma y el Consejo de Estado Stolipin se remitió repetidamente a la experiencia de varios países de Occidente como Austria, Alemania y Suiza.

La muerte

Las circunstancias de la muerte de Stolipin a manos de un terrorista siguen generando sospechas. Cayó el premier reformador víctima de un complot reaccionario dado que en la última etapa de su vida se complicaron mucho sus relaciones con los grupos políticos más conservadores?  O el asesino de Stolipin , Dmitri Bogrov, era agente de la policía secreta? Un argumento corrobora la versión del complot: fueron agentes de policía quienes le proporcionaron a Bogrov la entrada al teatro donde se consumó el crimen.

En realidad no se dispone de pruebas que impliquen a la policía (y mucho menos a la aristocracia) en el asesinato de Stolipin. Y no nos referimos a los resultados de la investigación oficial que atrajo la atención sobre el deficiente profesionalismo de los agentes de orden, pero no encontró dolo ni alevosía en la actuación de funcionarios de Estado. No era factible organizar la conspiración en la que estuviera implicada tanta gente. Alguien se habría ido de la lengua antes o después de la revolución de 1917. El general Pavel Kurlov, sustituto de Stolipin y uno de los principales sospechosos, estuvo siendo interrogado por fiscales e instructores en la época del zar y en tiempos del Gobierno Provisional. Más tarde Kurlov erscribió un libro de memorias.

En cambio, la aparición fatal de Bogrov en el teatro tiene su explicación. Siendo agente de policía él se prestó para identificar a peligrosos terroristas que supuestamente planeaban  atentar contra la vida del monarca quien se encontraba en el teatro aquel día. La biografía y el estilo de vida de Bogrov no encajan en absoluto en la imagen de audaz criminal dispuesto a cometer el atentado aun cuando no le quedasen esperanzas de huir del lugar de los hechos. Un joven de buenos modales, procedentes de una familia adinerada, auxiliar de abogado con título universitario, Bogrov no se parecía en absoluto a un matón profesional. Pero los argumentos de la razón dificilmente ayuden a convencer a los partidarios de la teoría del complot, como ocurrió con otros crímenes sonados (baste recordar el asesinato de John Kennedy). La gente busca misterios y noticias sensacionalistas incluso donde no los hay, sobre todo cuando se trata de personajes históricos tan extraordinarios como Piotr Stolipin.

Veredicto de Corte Europea de DDHH sobre el “caso Katyn”

Veredicto de Corte Europea de DDHH sobre el “caso Katyn”

El caso del fusilamiento de prisioneros de guerra polacos, en las afueras de Katyn en 1940, no tiene fundamentos para el inicio de una nueva investigación.

Tal fallo emitió la Corte Europea de Derechos Humanos. El 16 de abril fue anunciada la resolución sobre el caso “Yanovetz y otros contra Rusia”.

Doce demandantes, familiares de oficiales polacos fusilados plantearon sus reclamos ante el Tribunal de Estrasburgo, entre el 2007 y el 2009. En su querella, interpuesta con el respaldo de Varsovia, destacaban su insatisfacción, con las investigaciones efectuadas por Rusia sobre las circunstancias del “caso Katyn”. La parte polaca denunció que Moscú violó varios artículos de la Convención Europea de Derechos Humanos. El Tribunal aceptó las demandas para su estudio en 2011, pero sólo sobre dos puntos, relacionados con el derecho a la vida, la prohibición de las torturas y tratos contra la dignidad. Como resultado, el Tribunal declinó la demanda de los polacos de reanudar la investigación. Pero, convino con ellos en el sentido de que Moscú violó los derechos de los familiares de los asesinados, al no entregarles una información de la suerte corrida por ellos.

Es de recordar que, las autoridades soviéticas negaron durante décadas su responsabilidad en el “caso Katyn”. Sin embargo, después de la desintegración de la URSS, en la década de 1990, la Fiscalía Militar de Rusia abrió una investigación. En los documentos tomados de los archivos del KGB, se hablaba, en particular, de la operación efectuada por el Comisariado Popular del Interior, NKVD, en 1940: del fusilamiento, en las provincias de Smolensk y de Kalinin, así como en Ucrania y en Bielorrusia, de unos veintidós mil prisioneros de guerra polacos. En 2004, el caso fue cerrado, con la formulación, “por la muerte de los responsables”, pues a esa fecha no quedó con vida ninguno de los implicados en la matanza de Katyn. Más tarde, haciendo un balance de la investigación, el presidente de Rusia responsabilizó de los trágicos hechos de 1940 a los dirigentes de la URSS. Al mismo tiempo, Dmitri Medvédev definió de inapropiados los intentos de la parte polaca de presentar otras versiones de los hechos.

En realidad, Varsovia se apresuró al culpar a Rusia, como legataria de la URSS, de la tragedia, apelando a la Convención Europea de DDHH. Sin embargo, muchos expertos, incluso del Tribunal de Estrasburgo, subrayaban desde un comienzo: tal criterio es incorrecto, comentaba a nuestra emisora Antón Lashenkov, presidente del consorcio “Liga parlamentaria”.

—Rusia reconoció la responsabilidad de la URSS de esos crímenes. Polonia desea que Rusia los asuma como propios. Pero la Convención Europea fue formada después de aquellos acontecimientos. Y no se puede juzgar según las leyes por compromisos que Moscú no había adqurido hasta ese momento.

Algunos analistas consideran que, lo más probable es que el proceso termine en esto, aunque cabe esperar la apelación de la parte polaca ante la Gran Cámara de la Corte de Estrasburgo.

Al mismo tiempo, a juicio de la mayoría de los analistas, y ahora como vemos de la Corte Europea de DDHH, la investigación de la década del noventa fue realizada a fondo. En lo que respecta a los reclamos de los querellantes polacos, lo relacionado con sus documentos los recibirán en un futuro próximo. Como se sabe, los datos sobre “caso Katyn” fueron durante largo tiempo “confidenciales”. Pero, en 2010, las autoridades rusas difundieron copias de los documentos y entregaron a Polonia los materiales del proceso. En mayo de 2011, el Fiscal General Yuri Chaika anunció que, de los ciento ochenta y tres tomos han sido entregados ciento cuarenta y ocho a la parte polaca, y que continúa la labor de desclasificación de los materiales. El resto de los documentos será entregado también a Varsovia, una vez pierdan su carácter confidencial.

Premium Joomla Templates
Premium Joomla Templates

Premium WordPress Themes
Premium WordPress Themes

Facebook

 

Upcoming Events

11.10.2012

Proin magna mi, porttitor eget loboris sit amet, bibendum id orci. Nam arius mollis.

12.15.2012

Suspendisse in ipsum ut magna pharetra aliquet non sodales velit. Proin pellenesque.

Contacto

Telefonos oficina central: 
llamadas extranjero: (+34) 934 155 019
llamadas España:  934 155 019
llamadas urgentes: 615 423 358

fax: (+34) 934 157 044

This email address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it.